BlogEuropa.eu

Ideas, debates, analysis et al.

Sanciones para vencer

José M. de Areilza

27 de julio, 2014

Una de las cosas que más llama la atención sobre la Unión Europea al que se acerca a ella por primera vez es su costumbre burocrática de cerrar en agosto. El inicio de unas largas vacaciones es todavía más sorprendente este año si tenemos en cuenta la convulsa situación en Ucrania, el derribo de un avión comercial hace unos días por rebeldes pro-rusos y la actitud entre desafiante y condescendiente de Moscú. Los dirigentes europeos ha puesto el cartel de cerrado hasta septiembre sin acabar de adoptar nuevas sanciones que tengan efectos reales sobre el entorno del presidente Putin, cada vez más popular en su país. Tampoco Bruselas ha coordinado de modo suficiente su respuesta con la de Estados Unidos, ni se ha dado prisa alguna por nombrar un nuevo Alto Representante para la política exterior y de seguridad de la Unión, que llegue al puesto si es posible con experiencia, trayectoria y peso. No es de extrañar, porque la proyección exterior europea carece de una orientación estratégica clara. Por otra parte, no pocos en los cuatro países más poblados de la Unión tendrían mucho que perder si sus gobiernos se distanciaran de verdad de un vecino que les compra armas, les vende energía e invierte fuertemente en sus mercados inmobiliarios y de capitales.

Sin embargo, el bloque occidental debe hacer frente al desafío ruso con toda la inteligencia y determinación necesarias. La unidad de la comunidad atlántica es imprescindible y el camino de las sanciones es el más adecuado, siempre que no sean hojas de parra para tapar algunas vergüenzas o iniciativas cuyo verdadero fin sea cambiar algo para entretener a la opinión pública y que casi nada mude. La administración Obama no atraviesa su mejor momento político: el bloqueo de la política doméstica en el poder legislativo ha acabado desanimando al presidente. En el ámbito de la política exterior, no obstante, los intereses de la única superpotencia permanentes y hay trazada una respuesta al desafío de Vladimir Putin, que debe llevarse a cabo con el concurso europeo.

En sus primeros años como jefe de gobierno a Margaret Thatcher le exasperaba la flemática actitud de su ministerio de Asuntos Exteriores, quien en plena guerra fría le enviaba documentos con información minuciosa sobre cómo “gestionar” a la Unión Soviética. Con su estilo impaciente e intuitivo, la dama de hierro tachaba este verbo melifluo y lo sustituía por “vencer”, subrayándolo. Una vez fue elegido presidente de Estados Unidos su amigo Ronald Reagan, formularon juntos una visión moral basada en la libertad y la democracia para acabar con la tiranía y las amenazas de Moscú. (more…)

Comments (0) 1:09 pm |

“Mejor juntos”

José M. de Areilza

4 de julio, 2014

Todas las encuestas indican que el 18 de septiembre los nacionalistas perderán el referéndum convocado en Escocia. Las apuestas privadas, en un país en el que siempre hay alguien dispuesto a aceptar un envite, confirman esta predicción. El partido de Alex Salmond no ha sido, hasta ahora, capaz de convencer a la mayoría sobre las bondades de la separación. Ha intentado presentarla como una «independencia light», que el fondo no cambiaría mucho las cosas, porque la relación con el Reino Unido no sufriría muchos cambios. El campo unionista se ha rebelado ante esta idea de ausencia de costes y ha centrado el último tramo de su campaña, «Mejor juntos», en cuestiones económicas y de índole práctica.

Ha subrayado las consecuencias negativas de la ruptura: en el caso poco verosímil de producirse, lo seguro es que va a ser muy costoso para los vencedores, una victoria pírrica. De este modo, el gobierno de Londres ha anunciado que no compartirían la libra esterlina ni el banco central –este ha sido el punto de inflexión del debate–, ha dejado muy claro que una Escocia independiente quedaría fuera de la Unión Europea y ha reclamado una división equitativa de los cada vez más mermados recursos energéticos del Mar del Norte. Además, ha puesto el acento en cuestiones de defensa, en las que el nuevo Estado partiría de cero, lo cual acabaría por disipar el ensoñamiento de un paraíso socialdemócrata con elevado gasto social. Los proponentes de conservar la unión ofrecen por otro lado mejorar el régimen de autonomía de Escocia, una promesa que colma las aspiraciones de autogobierno de muchos escoceses. (more…)

Comments (0) 1:20 pm |

El hombre de la eurozona

José M. de Areilza

27 de junio, 2014

Jean Claude Juncker saldrá victorioso de la cumbre europea que empieza hoy en Ypres. Los dirigentes de la UE lo designarán como presidente de la Comisión, a pesar de la oposición ya en solitario de David Cameron, desprovisto del derecho de veto en este asunto por los Tratados. A través de este nombramiento se afirma el principio democrático, pese a las limitaciones del Parlamento Europeo, una legitimidad social débil y una representación bastante remota de los ciudadanos. Pero sobre todo, la llegada de Juncker al Berlaymont es un triunfo de la eurozona, como núcleo del proceso de integración, después de tantas zozobras e improvisaciones para mantener a flote la moneda común.

El luxemburgués participa de lleno en la política europea desde hace más de veinte años y ha estado en la cocina de todos los pactos sobre el euro, con justa fama de negociador infatigable. La gran duda es si la Comisión que presidirá tendrá peso político propio o si quedará convertida en un grupo de agencias burocráticas, encargadas de ejecutar los designios de los jefes de gobierno, o de los ministros de Economía. Por dentro, la desmoralización de la institución destinada a ser motor del proceso de unificación es muy profunda. La sensación extendida es que nunca la Comisión ha recibido tantos poderes y tareas, como la supervisión de los presupuestos nacionales y las reformas económicas en los Estados miembros. Al mismo tiempo, se percibe una clara falta de liderazgo y de visión política en su cúpula anterior –la nueva deberá superar los «hearings» de la cámara de Estrasburgo, que pueden ser de verdad y auténticamente fiscalizadores. (more…)

Comments (0) 1:18 pm |

El paraiso escocés

José M. de Areilza

30 de noviembre, 2013

El ministro principal de Escocia, Alex Salmond, sigue el guión del buen independentista: se siente oprimido por la situación en la que vive y afirma que el paraíso está a la vuelta de la esquina. El Libro Blanco que ha presentado esta semana explica las ventajas de soltar amarras a base de ambigüedades y errores, como la permanencia de Escocia en la Unión Europea si se independiza del Reino Unido o la afirmación de que seguirían utilizando sin mayor inconveniente la libra esterlina. Este punto es especialmente descabellado porque crearía una situación de enorme dependencia de su nuevo Estado respecto a la política económica y monetaria decidida desde Londres. Pero el habilidoso Salmond se propone darle la vuelta a las encuestas que hoy prevén un rotundo “no” en el referéndum secesionista del próximo 18 de septiembre. Tiene dos ventajas sobre el “mejor juntos” del campo unionista: su facilidad para apelar a las emociones de sus paisanos y las dudas del partido conservador sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea. (more…)

Comments (0) 11:18 pm |

Un gobierno germano-europeo

José M. de Areilza

3 de noviembre

Al igual que se argumenta que todos deberíamos poder votar en las elecciones presidenciales en Estados Unidos, a todos los europeos nos va mucho en la orientación y el desempeño de la gran coalición alemana que se negocia estos días entre los correligionarios de Angela Merkel y los socialdemócratas. El nuevo gobierno de Berlín decidirá muchas cosas que afectarán al nivel de bienestar y libertad de los ciudadanos europeos. Algunas noticias que llegan de la cocina del pacto son más bien alentadoras, aunque no hay sorpresas y siguen el patron de realismo y pragmatismo al que nos tiene acostumbrado la canciller. El compromiso alemán con una union bancaria como parte esencial del rediseño del euro parece claro. La supervision común ya está aprobada y el paso siguiente es un sistema paneuropeo de resolución de crisis de entidades financieras, en el que los alemanes quieren que prevalezca el criterio de hacer pagar primero a los inversores privados, para evitar tener que seguir financiando con dinero público estas situaciones patológicas. Como era previsible, no cabe esperar que el próximo ejecutivo alemán acepte una union fiscal basada en la mutualización de deudas y, mucho menos, la creación de un Tesoro europeo o un Fondo Monetario de ámbito continental. Los rescates a cuatro países de la eurozona ya han costado a los contribuyentes alemanes el equivalente a un presupuesto anual (al exponer este dato, no añaden todos los beneficios económicos que han obtenido por la divergencia en la financiación de países acreedores y deudores…) (more…)

Comments (0) 5:25 pm |

La guía del elefante

José M. de Areilza

1 de noviembre, 2013

Paso a paso, las conversaciones para formar otra gran coalición avanzan en Berlín. Desde que en las elecciones de septiembre, se quedó a la puerta de la mayoría absoluta, Angela Merkel teje sin prisas la trama de un gobierno estable con el SPD, con quien ya pactó en 2005 un mandato que le propulsó al liderazgo europeo.
La ventaja de obtener mediante este pacto un claro predominio en el poder legislativo compensa el riesgo de dejar la oposición en manos de grupos pequeños, algunos de ellos, radicales. La negociación se parece más a una tediosa conferencia de expertos en política económica y social que a una pugna entre rivales politicos por conseguir más cuota de poder en el nuevo ejecutivo. El encargado en la americana NSA de escuchar estos días el móvil de Merkel puede morir de aburrimiento. Los programas electorales no son líneas rojas, sino puntos de partida para formular un consenso, con una versión final que, aun cuando se vote por cada formación política, se alejará de cualquier visión partidista y cerrada. El voluminoso contrato de coalición resultante se redacta para no humillar al socio menor del acuerdo, a las bases populares de la socialdemocracia alemana, aunque el prestigio de la canciller dentro y fuera es tal que contará con margen de maniobra ante los imprevistos de ruta.
La reedición del gran pacto gusta mucho a los alemanes, tal vez porque entienden que es preferible aparcar diferencias ideológicas y son más conscientes de la magnitud de sus retos, desde acuñar otro diseño de la moneda común, a proseguir las reformas en su Estado de bienestar, sin perder el tren de la reindustralización, y exportar su made in Germany por Europa y el globo. La división de la eurozona en países acreedores y países deudores distorsiona las percepciones respectivas. Aún así, desde la realidad española es fácil admirar la metódica búsqueda de consensos entre los dos grandes partidos alemanes por el bien de su país.
(publicado en ABC, 1 de noviembre, 2013)

Comments (0) 5:22 pm |
« Previous Entries