BlogEuropa.eu

Ideas, debates, analysis et al.

Té para todos

José M. de Areilza

21 de septiembre, 2014

David Cameron ha debido de tener la sensación de despertar de una pesadilla tras la victoria en el referéndum escocés de los que querían permanecer en el Reino Unido. Su reacción inmediata ha sido celebrar la decisión mayoritaria de no desmembrar la unión y poner en valor el respeto a los procedimientos democráticos durante estos meses de deliberación y de drama final en las urnas. Probablemente nunca admitirá que ha incurrido en una cierta irresponsabilidad con su decisión de convocar esta consulta y de permitir que con la mitad más uno de los votos se hubiera podido mutilar para siempre al Reino Unido, uno de los países más exitosos del mundo y con una identidad plural más admirada. Al contrario, una vez superado el casi infarto escocés el primer ministro se sentiría reforzado y estaría dispuesto a acometer un triple desafío: la reelección en 2015, la renegociación de las condiciones bajo las que su país participa en la integración europea y, finalmente, ganar el referéndum prometido para 2017 sobre la permanencia británica en la UE. Ninguna de estas empresas son sencillas y su acumulación las hacen trabajos dignos de Hércules. Pero además habría que añadir una cuarta tarea todavía más difícil, cumplir la promesa hecha a última hora, a la desesperada, de otorgar más autonomía a Escocia. Dada la situación política del país, se ha hecho casi inevitable generalizar esta nueva ronda de descentralización a los demás territorios del Reino Unido. Los ingleses, galeses y norirlandeses recelan de una situación de privilegio de Escocia basada en su mayor desafección hacia el proyecto común y quieren igualarse en la diferencia. En el fondo empiezan a actuar como si fueran comunidades autónomas españolas, compitiendo entre sí por recursos y poderes, con el problema añadido del tamaño desmedido de Inglaterra (un feudo conservador) en comparación a las demás regiones. Hace quince años cuando Tony Blair empezaba a impulsar desde su gobierno la regionalización preguntó a un político madrileño cuál era su experiencia y que consejo podía ofrecerle a la vista del Estado autonómico. El español respondió que Londres podía tomar nota y observar nuestro laberinto territorial simplemente para aprender lo que no debía hacerse. (more…)

Comments (0) 8:35 pm |

De cerdos a higos

José M. de Areilza

7 de septiembre, 2014

Al principio de la gran crisis económica algunos analistas poco recomendables acuñaron el acrónimo PIIGS (cerdos en inglés, con una “i” de más) para referirse despectivamente al grupo de países europeos que ponían en peligro la supervivencia de la moneda común. Haciendo gala de una superioridad indebida, culpaban a la suma de Portugal, Italia, Irlanda, Grecia y España de ser capaces de lanzar por la borda nada menos que todos los logros de la integración europea. La Unión se escindía en dos bloques enfrentados, el de países deudores y el de acreedores. Las tensiones entre ellos llegaron a ser tremendas, una etapa de gobiernos tecnocráticos, troikas controladoras y negativas a reconocer la legitimidad de algunos parlamentos nacionales. Con el tiempo, se demostró que los problemas del euro se debían más a un diseño fallido de las reglas e instituciones de la unión económica y monetaria que al comportamiento de uno o varios de sus miembros despilfarradores. Los países acreedores también eran responsables de haber fomentado comportamientos económicos irresponsables en el sur y, sobre todo, de haber tardado demasiado en adoptar las medidas necesarias a nivel europeo para embridar esta crisis, que marcará a generaciones enteras. A lo largo de 2014, varios de los países denigrados (España, Portugal, Irlanda e incluso Grecia) han dejado de ser percibidos como la amenaza principal al bienestar del resto de los participantes en el euro, aunque no deban bajar la guardia. Hasta el punto que esta semana uno de los mejores periodistas financieros del Reino Unido, Hugo Dixon, ha propuesto dejar de hablar de los PIIGS y, a cambio, empezar a prestar la atención a los FIGS (higos, en inglés), el nuevo grupo de países problemáticos, que estaría formado por Francia, Italia y Alemania. (more…)

Comments (0) 8:36 pm |

Sanciones para vencer

José M. de Areilza

27 de julio, 2014

Una de las cosas que más llama la atención sobre la Unión Europea al que se acerca a ella por primera vez es su costumbre burocrática de cerrar en agosto. El inicio de unas largas vacaciones es todavía más sorprendente este año si tenemos en cuenta la convulsa situación en Ucrania, el derribo de un avión comercial hace unos días por rebeldes pro-rusos y la actitud entre desafiante y condescendiente de Moscú. Los dirigentes europeos ha puesto el cartel de cerrado hasta septiembre sin acabar de adoptar nuevas sanciones que tengan efectos reales sobre el entorno del presidente Putin, cada vez más popular en su país. Tampoco Bruselas ha coordinado de modo suficiente su respuesta con la de Estados Unidos, ni se ha dado prisa alguna por nombrar un nuevo Alto Representante para la política exterior y de seguridad de la Unión, que llegue al puesto si es posible con experiencia, trayectoria y peso. No es de extrañar, porque la proyección exterior europea carece de una orientación estratégica clara. Por otra parte, no pocos en los cuatro países más poblados de la Unión tendrían mucho que perder si sus gobiernos se distanciaran de verdad de un vecino que les compra armas, les vende energía e invierte fuertemente en sus mercados inmobiliarios y de capitales.

Sin embargo, el bloque occidental debe hacer frente al desafío ruso con toda la inteligencia y determinación necesarias. La unidad de la comunidad atlántica es imprescindible y el camino de las sanciones es el más adecuado, siempre que no sean hojas de parra para tapar algunas vergüenzas o iniciativas cuyo verdadero fin sea cambiar algo para entretener a la opinión pública y que casi nada mude. La administración Obama no atraviesa su mejor momento político: el bloqueo de la política doméstica en el poder legislativo ha acabado desanimando al presidente. En el ámbito de la política exterior, no obstante, los intereses de la única superpotencia permanentes y hay trazada una respuesta al desafío de Vladimir Putin, que debe llevarse a cabo con el concurso europeo.

En sus primeros años como jefe de gobierno a Margaret Thatcher le exasperaba la flemática actitud de su ministerio de Asuntos Exteriores, quien en plena guerra fría le enviaba documentos con información minuciosa sobre cómo “gestionar” a la Unión Soviética. Con su estilo impaciente e intuitivo, la dama de hierro tachaba este verbo melifluo y lo sustituía por “vencer”, subrayándolo. Una vez fue elegido presidente de Estados Unidos su amigo Ronald Reagan, formularon juntos una visión moral basada en la libertad y la democracia para acabar con la tiranía y las amenazas de Moscú. (more…)

Comments (0) 1:09 pm |

“Mejor juntos”

José M. de Areilza

4 de julio, 2014

Todas las encuestas indican que el 18 de septiembre los nacionalistas perderán el referéndum convocado en Escocia. Las apuestas privadas, en un país en el que siempre hay alguien dispuesto a aceptar un envite, confirman esta predicción. El partido de Alex Salmond no ha sido, hasta ahora, capaz de convencer a la mayoría sobre las bondades de la separación. Ha intentado presentarla como una «independencia light», que el fondo no cambiaría mucho las cosas, porque la relación con el Reino Unido no sufriría muchos cambios. El campo unionista se ha rebelado ante esta idea de ausencia de costes y ha centrado el último tramo de su campaña, «Mejor juntos», en cuestiones económicas y de índole práctica.

Ha subrayado las consecuencias negativas de la ruptura: en el caso poco verosímil de producirse, lo seguro es que va a ser muy costoso para los vencedores, una victoria pírrica. De este modo, el gobierno de Londres ha anunciado que no compartirían la libra esterlina ni el banco central –este ha sido el punto de inflexión del debate–, ha dejado muy claro que una Escocia independiente quedaría fuera de la Unión Europea y ha reclamado una división equitativa de los cada vez más mermados recursos energéticos del Mar del Norte. Además, ha puesto el acento en cuestiones de defensa, en las que el nuevo Estado partiría de cero, lo cual acabaría por disipar el ensoñamiento de un paraíso socialdemócrata con elevado gasto social. Los proponentes de conservar la unión ofrecen por otro lado mejorar el régimen de autonomía de Escocia, una promesa que colma las aspiraciones de autogobierno de muchos escoceses. (more…)

Comments (0) 1:20 pm |

El hombre de la eurozona

José M. de Areilza

27 de junio, 2014

Jean Claude Juncker saldrá victorioso de la cumbre europea que empieza hoy en Ypres. Los dirigentes de la UE lo designarán como presidente de la Comisión, a pesar de la oposición ya en solitario de David Cameron, desprovisto del derecho de veto en este asunto por los Tratados. A través de este nombramiento se afirma el principio democrático, pese a las limitaciones del Parlamento Europeo, una legitimidad social débil y una representación bastante remota de los ciudadanos. Pero sobre todo, la llegada de Juncker al Berlaymont es un triunfo de la eurozona, como núcleo del proceso de integración, después de tantas zozobras e improvisaciones para mantener a flote la moneda común.

El luxemburgués participa de lleno en la política europea desde hace más de veinte años y ha estado en la cocina de todos los pactos sobre el euro, con justa fama de negociador infatigable. La gran duda es si la Comisión que presidirá tendrá peso político propio o si quedará convertida en un grupo de agencias burocráticas, encargadas de ejecutar los designios de los jefes de gobierno, o de los ministros de Economía. Por dentro, la desmoralización de la institución destinada a ser motor del proceso de unificación es muy profunda. La sensación extendida es que nunca la Comisión ha recibido tantos poderes y tareas, como la supervisión de los presupuestos nacionales y las reformas económicas en los Estados miembros. Al mismo tiempo, se percibe una clara falta de liderazgo y de visión política en su cúpula anterior –la nueva deberá superar los «hearings» de la cámara de Estrasburgo, que pueden ser de verdad y auténticamente fiscalizadores. (more…)

Comments (0) 1:18 pm |

La siguiente utopía europea

José M. de Areilza

25 de mayo, 2014

Cualquiera que se asome a los asuntos europeos sabe que los riesgos que afronta el proyecto de integración siguen siendo muy reales. Nuestro futuro colectivo como Unión tiene que ver con la adopción de decisiones difíciles, como el aumento de la capacidad de competir en un mercado global y de defendernos en un mundo peligroso, en el que no hacemos las reglas. Además, las instituciones de Bruselas y los gobiernos nacionales deben reconectar con los ciudadanos, para que éstos se sientan dueños del proyecto europeo y no meros destinatarios de decisiones magnánimas tomadas sin que se entienda muy bien el cómo. Sin embargo -y como era previsible- estas semanas de campaña electoral en España se ha pasado de puntillas ante los verdaderos enemigos a los que deberían enfrentarse los principales partidos, el escepticismo a la hora de votar y la desafección a la clase política. (more…)

Comments (0) 8:39 pm |
« Previous Entries