BlogEuropa.eu

Ideas, debates, analysis et al.

La banca como problema: motivos y soluciones

Stan Ford

15 de noviembre, 20011

La banca ha sido la principal causante de la recesión actual, es ahora uno de los obstáculos para salir de ella y parece probable que genere la próxima. Esta es la opinión, en todo el mundo, de la mayoría de los ciudadanos y también de la clase política.
Tienen razón los críticos? Pienso que sí: la banca es más costosa y aporta menos a la sociedad que nunca. Hay tres razones para ello:
-La apertura de los bancos a una serie de negocios distintos, que aportan beneficios para los bancos a costa de aumentar el riesgo global en el sistema financiero.
-El completo control de los bancos por sus ejecutivos, prácticamente sin influencia de sus dueños, los accionistas.
-La concentración de poder y dinero en los grandes bancos, lo que dificulta poner límites a estas actividades.
Vamos a ver cada una.
A) Acumulación de negocios distintos.
La llamada banca global hace fundamentalmente cinco cosas:
-Tomar depósitos y prestar dinero, gana con el diferencial entre el coste de los depósitos y la renta de los créditos, y debe tener recursos propios suficientes para cubrir posibles fallidos.
-Manejar el dinero de terceros: gestión de fondos, banca privada.
-Manejar su propio dinero, tomando posiciones de riesgo propias.
-Crear productos financieros y colocarlos en el mercado, e intermediar productos financieros de terceros. Desde productos para financiación propia – acciones, bonos, bonos convertibles – hasta hipotecas titulizadas, cobertura de riesgos (CDS, credit default swaps), productos artificiales (como CDOs. Collateralized debt obligations) y demás parafernalia. El abuso de esta actividad fué la principal causa de la crisis bancaria.
-Ayudar a las empresas a obtener dinero de terceros – colocación de bonos y ampliaciones de capital, salidas a bolsa- y asesorar y ayudar a empresas para takeovers, desinversiones y un largo etcétera. (more…)

Comments (0) 11:32 pm |

El fin de los años fáciles

José M. de Areilza

6 de noviembre, 2011

El fuego de artificio del referéndum griego ha dañado la resolución de la crisis del euro. Con su improvisada y extemporánea invocación a la democracia directa, Papandreu ha sembrado más desconfianza sobre las medidas que tanto había costado acordar en la cumbre europea del 26 de octubre y que todavía hay que desarrollar y aplicar. Puede que en las próximas horas dimita y se vaya a su casa y un gobierno de técnicos aguante unos meses y convoque después elecciones anticipadas. Pero este primer ministro acorralado por una economía fuera de control, furiosas protestas, huelgas, ruido de sables y defecciones de miembros de su partido, ha abierto una nueva va de agua en el barco europeo.

La situación de emergencia del euro requiere medidas de gran calado diseñadas por expertos con una visión de conjunto de los problemas. Es el momento de contar con las mejores cabezas, los cirujanos más experimentados, para dar con soluciones acertadas y ejecutarlas con celeridad para que no se queden en papel mojado ante las reacciones instantáneas de los mercados. Estados Unidos lo hizo cuando tuvo que salvar en pocas horas su sistema financiero y convocó a gurús de uno y otro lado. En contraste, véase la superficialidad, la lentitud y a veces la arrogancia con la que los líderes europeos y sus equipos están abordando la crisis de la moneda única, con un sistema de gobierno basado en consejos europeos poco eficaces. Es increíble, por ejemplo, que se reconozca ahora sin más que la decisión de la cumbre europea del 21 de julio sobre la quita encubierta de deuda griega fue un error porque se basaba en datos y estimaciones equivocadas. Pero aún más criticable es no entender quién tiene la responsabilidad de gobernar y cuándo debe votar el pueblo y sobre qué cosas y enaltecer la democracia directa sobre la representativa, que sin duda es la que mejor resultados de civilización ha dado. Si Alemania se pronunciase en referéndum sobre los rescates posiblemente no se autorizarían. Si el conjunto de los europeos fuera consultado sobre las medidas de austeridad, la respuesta más probable sería «no, gracias». Los referendos sobre cuestiones europeas en los últimos años han servido para pronunciarse más bien sobre asuntos domésticos. (more…)

Comments (0) 4:09 pm |